Estreno Operación E

operacion_afiche

Después de su exitoso paso por festivales internacionales como el de San Sebastián y el Festival de Biarritz, esta coproducción entre Francia y España a manos de A.J.O.Z. Films y ZircoZine respectivamente, se estrenará en salas nacionales el viernes 01 de marzo, con la distribución de Cine Colombia S.A.

                La película se proyectó por primera vez en el país después de ser casi censurada por un pleito legal impuesto por Clara Rojas, quien reclamaba que el largometraje vulneraba los derechos de salud, dignidad y libre desarrollo de personalidad de Emmanuel.

                Cartagena fue el escenario que presenció la premier colombiana de la película el  pasado domingo 24 de febrero en la edición 53 del Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias –FICCI-, el más antiguo de Latinoamérica, en una gala que contó con la presencia de los productores Cristina Zumárraga y Farruco Castromán, así como la de los protagonistas Martina García y Luis Tosar, este último ganador del Premio a Mejor Actor en el Festival de Cine de Biarritz por su actuación en la película. La sorpresa de la noche fue la presencia de José Crisanto Gómez, en quien está inspirada la historia de esta producción franco-española.

                La proyección acogió a cientos de personas, quienes celebraron no sólo la premier colombiana, sino también el triunfo de la libertad de expresión en el país. La recepción de la prensa, la cual ha seguido minuciosamente el caso, fue halagadora.

                Desde este viernes 01 de marzo las salas de cine esperan al público colombiano que con seguridad se encuentra ansioso de ver la película que han querido prohibir. Lejos de una visión lastimera sobre las víctimas del país, Operación E retrata un contexto real necesario para las audiencias, para que así, además de formar su propio criterio, tengan siempre presente el conflicto social que vivimos en Colombia.

Anuncios

SALÓN DEL OCIO Y LA FANTASIA EN CORFERIAS

100 expositores esperan a cerca de 28.000 personas entre fanáticos y curiosos en el 4º Salón del Ocio y la Fantasía en Corferias, donde la diversión y entretenimiento se encontrarán en cuatro pabellones del recinto ferial.

SOFA2012 tendrá invitados internacionales y nacionales, demostraciones de prácticas deportivas, tales como Roller Derby, Bipolo, Soccer Freestyle, BMX Flatland y Capoeira. También contará con actividades como graffiti, música, circo, arena de juegos, demostraciones de artes marciales, tales como el Ninjitsu y el Karate-Do, el tradicional Cinema SOFA, exposiciones de coleccionistas, exhibición de Mario Bross, Sala Especial para Blogueros y Twitteros, pista de radio control, y el Salón del Ocio Digital, apoyado por pequeñas empresas y colectivos dedicados a este tema.

Promover los hobbies como una forma rentable de negocio y apoyo a las industrias creativas es la base de esta Feria que reúne en un mismo lugar culturas alternativas, tribus urbanas y comunidades de gente joven que tienen una afición en común.

De esta manera, SOFA2012 se tomará de nuevo Corferias para mostrar todas las tendencias e innovación en la nueva cultura del entretenimiento y tiempo libre, donde se encuentra el mejor espacio para desarrollar la creatividad.

Sobre la Feria

La feria SOFA2012, se realiza del 25 al 28 de octubre, es el principal escenario donde se expondrá lo mejor de la industria creativa, hobbies y aficiones. Un espacio que promete ser la feria de actividades del tiempo libre más grande de Colombia.

Visite la página www.sofa2012.com

Inicia el XV Festival Ópera al Parque

El próximo 27 de octubre inicia el XV Festival Ópera al Parque, organizado por la Orquesta Filarmónica de Bogotá. Este año el festival cumple quince años y tiene preparada una programación artística y académica que estará en diversos escenarios de la capital. La programación también incluye conversatorios, talleres, la continuación del laboratorio de creación en escenarios como Teatro Jorge Eliecer Gaitán, los auditorios León de Greiff de la Universidad Nacional, Fabio Lozano de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, Fundación Gilberto Álzate Avendaño, y escenarios locales como las bibliotecas públicas Tintal, Tunal y Virgilio Barco.

Además, se realizará la gala lírica,

El amor a través del tiempo y el espacio con los tres tenores colombianos más destacados internacionalmente como: Juan José Lopera, Hans Ever Mogollón y David Guzmán y la participación del pianista José Alejandro Roca, en el auditorio Fabio Lozano y la biblioteca Virgilio Barco, el 2 y 3 de noviembre, respectivamente; y finalizará el 11 de noviembre con una jornada al parque en la plaza de toros La Santamaría desde las 12 del medio día hasta las 6 de la tarde, con una gala lírica donde participan los nuevos talentos del canto lírico, ganadores del Concurso nacional de canto 2012, acompañados por la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia. Posteriormente, se pondrán en escena arias, duetos y fragmentos orquestales de la ópera Carmen de Bizet junto a la Orquesta Filarmónica y terminará con una antología de zarzuela en homenaje al maestro Jaime Manzur.

Programación artística

Jornada al parque en la plaza de toros La Santamaría

La jornada inicia a las 12 del medio día con la gala lírica de nuevos talentos donde participan los ganadores del Concurso Nacional de Canto 2012, Julieth Alejandra Lozano Rolong (soprano), Christian Correa Guzmán (tenor); Carlos Andrés Cárdenas (tenor), Viviana Rojas Ariza (soprano), Sergio Hernán Enciso Suarez (bajo barítono), Nancy Stefanie Huérfano Cortés (soprano), José Alejandro Roca (preparador) y Francis Díaz (pianista), quienes estarán acompañados por la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia y bajo la batuta de la maestra Cecilia Espinosa. La gala que se realizará en dos versiones, con piano y orquesta.

Posteriormente, a las 2 de la tarde se pondrán en escena arias, duetos y fragmentos orquestales de la ópera Carmen del compositor francés Georges Bizet, con la participación de la Orquesta Filarmónica de Bogotá y bajo la dirección del italiano Marcelo Panni. Además, entrará en escena un narrador, quien establecerá un puente entre el relato de la ópera y el público. Esta ópera está basada en la novela Carmen de Prosper Mérimée, fue estrenada el 3 de marzo de 1875 en el Teatro Nacional de la Ópera Comique de Paris.

Para esta presentación Ópera al Parque invitó a reconocidos cantantes líricos como la mezzosoprano Julie Ann Nesrallah quien interpretará a Carmen; la soprano Claudia Guarín en el papel de Micaela; el tenor lírico César Gutiérrez como Don José, y el reconocido barítono dramático Valeriano Lanchas como Escamill.

Para finalizar esta jornada al parque, se le rendirá un homenaje al maestro Jaime Manzur por sus 60 años de vida artística con una antología de zarzuela en la que participan los cantantes colombianos Sandra Lorena Caicedo (soprano), Iván Yesid Benítez (tenor) y Sidney Giovanni Jiménez (barítono), ganadores de la beca Barcelona en el marco del Concurso Nacional de Canto 2008, 2009 y 2010, como invitada actuará Nancy Stefanie Huérfano quien obtuvo mención especial en el Concurso Nacional de Canto 2012. Además hará parte de este espectáculo el ballet Tacón y Madera, dirigido por Zuly Andrea Quintero y acompañados por la Orquesta Sinfónica Policía Nacional de Colombia, dirigida por Tetsuo Kagehira.

Gala de los tres tenores colombianos

El amor a través del tiempo y del espacio, es una gala donde participan los tres de los tenores colombianos destacados en el ámbito del canto lírico a nivel internacional, Juan José Lopera, David Guzmán y Hans Ever Mogollón, presentarán al público capitalino un repertorio de arias antiguas, arias de ópera y zarzuela, canciones napolitanas y canciones populares, junto al pianista José Alejandro Roca. Las presentaciones serán el viernes 2 de noviembre a las 7:30 p.m., en el Auditorio Fabio Lozano de la Universidad Jorge Tadeo Lozano y el sábado 3 de noviembre a las 5:00 p.m. en la Biblioteca Pública Virgilio Barco.

Amparo Grisales regresa al Teatro Nacional

Más desparpajada que nunca, más hermosa que nunca y más picante que nunca, regresa después de 4 años, Amparo Grisales al Teatro Nacional La Castellana, para presentarnos “No seré feliz pero tengo marido”, un divertido monólogo donde actúa, canta, charla y hace un espectacular striptease. Dirigida por el uruguayo Mario Morgan y escrita por la dramaturga argentina Viviana Gómez Thorpe, esta divertida comedia nos cuenta las desventuras de una mujer casada a lo largo de su matrimonio. Una retahíla contada con gracia y sabiduría que nos trae de nuevo a las tablas a la diva de divas. ¡Desde el 19 de octubre y hasta el 16 de diciembre!

Aquí, Amparo Grisales interpreta a una mujer casada, cuyo matrimonio de varios años le deja poco tiempo para ejercer su profesión de escultora. Con humor y desparpajo, y una gran carga de frases lapidarias e ingeniosas, Amparo hace reír y reflexionar sobre “las delicias de la vida conyugal”. Ella confiesa que después de varios años ha perdido la atención de su marido y todo lo que debe hacer para competir con mujeres más jóvenes, además de su cansancio de ser simultáneamente ejecutiva, ama de casa y esposa.

Así, se recrean difíciles pero divertidas situaciones que todo matrimonio duradero ha tenido que sortear como “la boda”, “el uso de la tarjeta de crédito”, “la televisión y el manejo del control”, “la nevera, los vasos y los besos”, “el carro”, “las fiestas”, “las lolitas”, “el fútbol”, “¿me amas?” y “los aniversarios de bodas”, entre otros. Un espejo donde más de uno se verá reflejado, y en el cual el espectador podrá encontrar verdades, sabiduría cotidiana y una agudeza sin par.

Una carcajada de una hora, donde la actriz canta, charla con el público, y de manera inteligente crea una relación tácita con aquellas esposas de largos matrimonios sumidos en la rutina.  Así, ella, y todas a través de ella, intentan recuperar el encanto para su marido, luchando contra esas más jóvenes que ya les roban atención, luchando contra los estragos físicos del paso de la edad, luchando por evitar el cansancio después de una dura jornada profesional que se suma a las obligaciones del hogar y, sobre todo, luchando contra la insoportables cotidianidad.

Temporada: Del 19 de octubre al 16 de diciembre

Funciones: Jueves y viernes a las 8:30 p.m. Sábado 6 p.m. y 8:30 p.m. Domingo 6 p.m.

Boletas: Platea $60.000, Luneta $50.000 y Balcón $30.000

Formas de leer el arte

Se abre la puerta e inmediatamente se divisa esa presencia enigmática, el joven se presenta como el artista que expone su obra, una obra con el mismo carácter misterioso de su creador.

Todo el conjunto se llama Esculturas, y está conformado por cinco  piezas diferentes. La muestra comienza con un video sustentado en la explicación del tiempo de Kant.

A medida que va explicando su obra, el personaje deja de ser ya tan enigmático y se revela como el excéntrico artista Francisco Camacho, un joven colombiano que ha convertido la mayoría de sus obras en piezas que ostentan el Guinness World Record. Una de estas es Nose hair, el pelo más largo en la nariz que obtuvo este reconocimiento en la Galleria Civica di Arte Contemporanea in Trento, (Italia) en octubre de 2008.

Para Camacho, quien estudió Bellas Artes en Tourcoing (Francia) y actualmente toma clases en la Escuela de Arte Rijksakademie de Amsterdam, participar en los Guinnes Record significa ser parte de un archivo social e histórico de carácter antropológico, que es reflejo de la sociedad que somos.

Francisco también ostenta el récord a la escultura más grande de material reciclado. Esta obra está compuesta por botellas y es un monumento en homenaje al pensamiento político del filósofo y escritor alemán Goethe, quién se oponía a la centralización del poder. Con esta muestra el artista evidencia que el arte se puede leer en diferentes contextos y desde diferentes disciplinas.

Cuando el corazón late al dos por cuatro

Al compás de la música, Roberto Aroldi habla de los años que le ha dedicado a su gran pasión: el tango.

“Perdoná que al evocarte se me pianta un lagrimón. Que al rodar en tu empedrao, es un beso prolongao que te da mi corazón” cantaba Gardel hace más de 70 años en su Melodía de arrabal. Hoy el mismo verso resuena en la voz de Roberto Aroldi, en una esquina de la 59 con 9 en Bogotá.

Este hombre, al igual que Gardel, lleva el tango en la sangre, no en vano lo define como la vida, el amor y la muerte, porque su vida es eso: “soy un hombre de tango, porque vivo y pienso las 24 horas del día en función de él”.

Amores tan profundos como este son difíciles de explicar, tal vez nacen, como el de Roberto, desde la panza de la propia madre. Pero la prueba de fuego no es que el amor nazca, sino que permanezca eternamente, indiferente al paso del tiempo.

Y precisamente esto es lo que Aroldi ha sabido hacer con ‘La Esquina del Tango’, un rinconcito en la ciudad que lucha por mantener viva la llama que seduce en las noches a los viejos y nuevos amantes, al son de los violines y el bandoneón, el piano y el contrabajo.

Roberto es un colombiano con alma argentina y viceversa, pues nació en Colombia pero se crió en tierra gaucha. Estudió Filosofía y Letras en la Universidad del Rosario, tiene un programa de radio hace más de 17 años dedicado al género y ahora es quizás el mayor amante del tango que tiene nuestro país.

Además, por estos días está celebrando los 35 años de ese lugar especial que tantos enamoramientos ha visto florecer en más de tres décadas. “El tango tiene un público disímil, pues vienen jóvenes con avidez de aprender sobre el tema, pero también vienen nostálgicos cuarentones. Me atrevería a decir que el tango es un género para gente mayor, pues como dijo una de sus grandes figuras, Osvaldo Pugliese, a un chico que decía no gustarle el género: “espérate que el tango te espera”.

A una edad madura es precisamente cuando la nostalgia, las vivencias del amor y las tragedias de la vida se sienten más y el tango tiene ese poder sanador que acompañado de manifestaciones artísticas como la danza, la música, la poesía y el canto se vuelven un motivo de inspiración, casi un universo. No en vano figuras como Borges, Sábato y Cortázar se acercaron a él.

Esta casa esquinera, que según cuenta Aroldi pertenecía al ex presidente Marroquín y era el lugar donde vivían sus peones, ahora casi un siglo después es el único lugar en Bogotá que le rinde homenaje mediante un show en vivo a ese fenómeno cultural de origen popular y seductor.

“Invito a todas las generaciones a dejarse enamorar del tango, pues éste reúne y es un cúmulo de sensibilidades donde encontrás lo que querés”, afirma Roberto.

www.robertoaroldi.com

http://www.elespectador.com/impreso/cultura/gente/articuloimpreso145622-cuando-el-corazon-late-al-dos-cuatro

No todo lo que es oro brilla

El oro, metal blando, brillante y pesado, símbolo de pureza y valor, se reviste de un carácter opuesto para ser una voz hambrienta de justicia que denuncia la violencia y el desplazamiento forzado. Esto es lo que el espectador puede encontrar al interactuar con el trabajo del maestro Pedro Ruiz.

Cansado de que la denuncia se base en una perspectiva negativa, el artista le apuesta a una instalación que enfoca la violencia de manera diferente para resaltar los valores físicos de nuestro paisaje, territorio y cultura.

A medida que avanzan los pies de quien observa la obra, el cuerpo es obligado a cambiar su habitual dinámica frente a cada pintura: tomar una lupa, acercarse, apropiarse del más pequeño detalle e inclinarse como quien hace un tipo de reverencia.

Negro o blanco, hombre o mujer; infinidad de variaciones de un personaje adherido a una lámina del preciado metal, que lleva en su barca el recuerdo del paisaje que le han arrebatado, seducen al espectador.

Esta muestra que se exhibe en el Mambo, denominada “Oro, espíritu y naturaleza de un territorio”, es un llamado a observar lo bello que tenemos. “Esta instalación está hecha para conmoverse y brindar consuelo a personas que están sufriendo todo el tiempo. El arte para mí es un medio de comunicación que utiliza la fantasía para hablar de asuntos trascendentales y eso es precisamente lo que muestro con este trabajo”, afirma Ruiz

Echeverri nombra lo innombrable

El ruido producido por el bramido de las aguas del caudaloso río Cauca en la oscuridad de la noche provoca escalofrío. Estamos frente al acontecimiento de la muerte, es entonces cuando el río en sí mismo se revela como canal de paso hacia el otro lado de su límite. La responsable de esta sensación es la artista colombiana Clemencia Echeverri, quien con más de 20 años de experiencia, ha logrado que su arte se levante como grito de reclamo en contra de las injusticias de nuestro país.

Echeverri, quien nació en 1950 en Salamina (Caldas), tiene una voz diferente, la suya no hace parte del lenguaje discursivo. Es un decir sin decir. En el caso de Actos del habla proyecta imágenes apoyadas en una metáfora donde la voz se utiliza no como discurso, sino como tono y acento, que estará resonando para el público hasta el 8 de mayo en el Museo de Arte de la Universidad Nacional de Colombia.

Bajo la curaduría de María Belén Sánchez, esta exhibición ofrece cinco video-instalaciones sonoras que cuestionan cómo el lenguaje transforma las experiencias de las personas, especialmente las menos gratas, y se convierte en el vehículo para comprender y proyectar las sensaciones hacia el exterior. Por eso, estas obras adquieren sentido cuando se da el anhelado encuentro con el espectador.

Una de las instalaciones más impactantes es Voz/Resonancias de la prisión, pues muestra cómo es el mundo solitario de los presos colombianos en las cárceles de Inglaterra. “Tengo la necesidad de hacer oír esa voz que está condenada desde la dificultad, dejar oír lo que ellos encuentran en ellos. Me convertí en un canal para atravesar la mente del otro y logré descifrar situaciones de la persona y de su cultura”, afirma Echeverri.

La artista, máster en Escultura en el Chelsea College de Londres y profesora de la Universidad Nacional, se inspira para hacer sus obras en experiencias que la abruman y preocupan, por eso para ella es tan urgente decir, enunciar o nombrar, para hacer oír lo que pasa desapercibido la mayoría de las veces. Pues según su perspectiva, hay un tiempo en la vida que nos impide ver y un tiempo en el arte que nos permite acercarnos a las fracciones de realidad.